Ordenan cirugía estética para niña de 6 años con tumor

Luisa tiene 6 años y un tumor benigno de dos centímetros en el lóbulo de su oreja derecha. Y esa pequeña masa le ha costado “burlas y bromas de mal gusto” por parte de sus compañeros de colegio, le contó Adriana, la madre de la pequeña, a la Corte Constitucional, agregando que esos episodios hirientes han afectado su autoestima, pues la niña ha sido “ridiculizada por su condición”. Con la orden de un cirujano plástico adscrito a la Nueva EPS en sus manos, Adriana solicitó a esa entidad que operara a su hija.

Envió varios derechos de petición para que se “autorizara de manera urgente la cirugía de recesión de tumor benigno área especial”. La Nueva EPS, sin embargo, concluyó que el tumor de su hija no alteraba ni dificultaba el sentido de la audición de la pequeña. Por esa razón, en su concepto, se trataba de una intervención quirúrgica con “objetivo estético y no funcional”, que no estaba contemplada dentro del Plan de Beneficios antes conocido como el Plan Obligatorio de Salud.

Ante la respuesta de la Nueva EPS, Adriana recurrió a los jueces, quienes inicialmente no le dieron la razón. Adriana, además de la operación, pedía gastos de transporte, alimentación y alojamiento de la menor y un acompañante. El Juzgado Promiscuo Municipal de Curumaní (Cesar) determinó que esas peticiones no podían ser financiadas con los recursos del sistema de seguridad social. El Juzgado comprobó que Adriana cotizaba con base en un salario mínimo, sin embargo, señaló que el afiliado (en este caso ella) y su familia eran los primeros llamados a cubrir esos gastos.

Posteriormente, la tutela llegó hasta la Corte Constitucional, la cual afirmó que la salud debe entenderse como un derecho fundamental que no solo se ocupa de lo físico, sino que también se puede cruzar, por ejemplo, con el impacto que unas bromas y burlas pueden tener sobre una pequeña de 6 años. De esta manera, la Corte comprendió y utilizó un concepto más amplio del derecho a la salud, determinando que los daños psicológicos hacia personas más vulnerables, como los niños, pueden entenderse también como un daño a la salud.

Finalmente, la Corte resolvió que la Nueva EPS tenía 48 horas para autorizar el procedimiento quirúrgico en Luisa y dos meses, máximo, para realizarlo. Le indicó también a la entidad que debía garantizar igualmente todo lo que la pequeña pueda necesitar para recuperarse: cuidados posoperatorios, transporte para ella y un acompañante y alojamiento, si llegan a necesitarlo.

REDACCIÓN.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s