Paciente con enfermedad huérfana denuncia el abandono de su EPS

Desde hace 21 años, Robinson Gamboa Cacua padece aplasia medular, una condición médica en la cual desaparecen las células encargadas de la producción de la sangre en la médula ósea. Como consecuencia de esta enfermedad tiene muy pocos glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

A su vez, sufre de Hemoglobinuria paroxística nocturna (HPN), una rara enfermedad en la cual los glóbulos rojos se descomponen antes de lo normal.

“Ingresé a la clínica en estado crítico. Tuvieron que reanimarme y posteriormente me ubicaron en una camilla de urgencias a la espera de que la Eps autorizara la hospitalización para darle continuidad al tratamiento”, aseguró Robinson.

De acuerdo con su relato, hematología ha solicitado a Coomeva la hospitalización para lograr avanzar en el tratamiento de la HPN, que es su cuadro más complicado.

Requiero de aspirado de médula, biopsia lateral derecha y otros procedimientos que no se pueden realizar en urgencias debido a los virus o bacterias que proliferan en el lugar”, señaló Gamboa.

En una camilla, cerca al baño, debe permanecer día y noche este hombre mientras Coomeva autoriza su traslado a una habitación.

“En donde me encuentro debo estar con tapabocas y limpiarme constantemente con alcohol y glicerina. La situación se ha vuelto agotadora”, narró el paciente.

A pesar de que en la clínica han hecho el mayor esfuerzo por estabilizar la salud de Robinson, el paso a una habitación y los exámenes se requieren con urgencia.

No hay medicamentos

Debido a la situación que se presentó con Saludcoop, Robinson decidió trasladarse a Coomeva, pensando que allí podría recibir mejor atención pero fue donde la situación se tornó más compleja.

“Al principio las cosas iban bien. Después de un tiempo empezaron a tratarme con menos frecuencia. Unas veces me daban el medicamento, otras veces no. Esto hacía que mi estado de salud empeorará paulatinamente”, relató Robinson Gamboa.

Cuatro años es el tiempo que Robinson lleva sin tomar el medicamento. Según el, la EPS siempre le da excusas para no entregárselo. Por ser medicina de alto costo y tan especializada no ha podido comprarlo.

“Como consecuencia de la falta de la medicina he visitado constantemente clínicas para realizarme transfusiones de sangre, que es lo único que me mantiene estable, así sea por unos días”, afirmó.

REDACCIÓN.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s