4 millones de casos de asma en niños, otro mal de la contaminación

Tras analizar 125 ciudades, investigadores encontraron que la polución del tráfico vehicular está asociada con el 13% de los casos de asma en niños que se presentan en el mundo.

Contaminación del aire

Implementar estrategias para reducir la exposición a la contaminación relacionada con el tráfico vehicular puede ayudar a reducir los nuevos casos de asma en niños. Así lo sugiere un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet Planetary Health que asegura que, aunque la contaminación es un factor de riesgo para el aumento de casos de asma infantil, a menudo las investigaciones sobre la carga global de enfermedades no tienen en cuenta la posible influencia de la contaminación del aire en el asma.

El trabajo muestra que la contaminación del aire relacionada con el tráfico está asociada a 4 millones de nuevos casos de asma infantil cada año en todo el mundo, que representan el 13% de la carga mundial de asma infantil. 

Los investigadores utilizaron NO2 (dióxido de nitrógeno) como sustituto de la contaminación del tráfico y evaluaron sus efectos en los nuevos casos de asma registrados en 2015 en la población de 1 a 18 años en 194 países y 125 ciudades principales.

Anenberg dijo a SciDev.Net que la contaminación del aire es uno de los cinco principales factores de riesgo que afectan la salud pública mundial, pero no ha recibido mucha atención con respecto al asma.

Según la publicación, de las 125 ciudades que se estudiaron, la proporción de nuevos casos de asma resultantes de la contaminación por dióxido de nitrógeno “varió desde casi seis por ciento en Orlu, Nigeria, hasta 48 por ciento en Shanghai, China”.

“Estimamos que aproximadamente 92% de la incidencia del asma pediátrica atribuible a la exposición a NO2 ocurrió en áreas donde las concentraciones promedio anuales de este compuesto son más bajas de lo que establece la guía de la OMS, que es de 21 partes por mil millones”, agrega el estudio.

“Los esfuerzos para reducir la exposición al NO2 podrían ayudar a prevenir una porción sustancial de los nuevos casos de asma pediátrica en países desarrollados y en desarrollo, y especialmente en áreas urbanas”, dice el trabajo. [La reducción de] las emisiones de los vehículos deben ser un objetivo para las estrategias de mitigación de la exposición”.

Carlos Iván Falcón-Rodríguez, docente de la Facultad de Medicina y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, indica que el estudio corrobora lo que hasta ahora se sabe sobre la incidencia del aire contaminado en el asma y las enfermedades respiratorias.