Las cinco afecciones de salud que más sufren los niños en Santander

Casi la mitad de las atenciones médicas por urgencias en el departamento, en infantes entre los cero y cinco años de edad, ocurren a causa de cinco afecciones de salud específicas. Así lo determinó un estudio realizado por el Observatorio de Salud Pública de Santander, Osps.

Dicha investigación también identificó que, en promedio, cada año ocurren alrededor de 300 muertes en la primera infancia. En muchos de estos casos, los fallecimientos pudieron evitarse con seguir al pie de la letra y poner en práctica las recomendaciones o sugerencias de los médicos.

El ‘Top 5’

El 46,8% de las atenciones médicas por urgencias en la primera infancia de Santander se debe a las siguientes cinco afecciones, en su orden:

Fiebre de origen desconocido (20,6%), diarrea y gastroenteritis de presunto origen infeccioso (8,3%), resfriado común (7,5%), infección viral de sitio no especificado (5,4%), faringitis y amigdalitis aguda (5,0%).

“Sin ser una enfermedad en sí misma, la fiebre es la primera manifestación del organismo ante un grupo de enfermedades denominadas como infecciosas. Dentro de dicho grupo se encuentran las enfermedades transmitidas por vectores (mosquitos), tales como el dengue. Otro ejemplo de dichas afecciones infecciosas es la otitis”, informó José Orlando Quintero, director de Salud Integral de la Gobernación de Santander.

Es decir, la mayoría de las consultas por fiebre en niños de la primera infancia se debe a diversas infecciones que adquieren los menores, bien sea por la transmisión de un virus o por el contagio directo con bacterias.

Los profesionales de la salud consideran que un infante tiene fiebre cuando, al medir su temperatura en la axila, el menor presenta 37,5º Celsius o más. En este caso, lo recomendado es acudir de inmediato al médico.

Si en tal medición el termómetro arroja un resultado de 39° Celsius o más, ya se considera una fiebre alta y debe dirigirse de urgencias al centro asistencial más cercano. Se sugiere, de camino al centro de salud, poner paños de agua al clima sobre la frente del infante y administrarle abundante líquido.

Malas prácticas sanitarias

A pesar de las campañas que continuamente se realizan, para que la comunidad adquiera y ponga en práctica hábitos adecuados de salubridad en su cotidianidad, las infecciones gastrointestinales son la segunda causa de atenciones médicas en menores entre los cero y cinco años de edad en Santander.

De hecho, según las estadísticas del Osps, se calcula que cada año cerca de 13 infantes pierden sus vidas en el departamento debido a complicaciones en el sistema digestivo, derivadas de bacterias o de infecciones.