Los dolores de Jesús con Salud Vida EPS

Jesús Aristizábal no solo tiene que soportar una anomalía en el pene, también el dolor de cabeza que le representa realizar cualquier gestión ante Salud Vida EPS. Hasta el pasado miércoles pensó haberlo vivido todo con la entidad. Sin embargo, quedó asombrado cuando le agendó una cita urológica en una IPS en la que al parecer ni siquiera tiene convenio.

El usuario, de 69 años, les pedía el encuentro con el especialista desde hace un mes. El pasado lunes se quejó del servicio, cuestionó la EPS. La aseguradora dijo haber realizado los ajustes internos y llamó al paciente para que se acercara antier al Centro de Diagnóstico Urológico (CDU), a las 5:00 p.m.

Al llegar, una funcionaria del sitio le indicó que su nombre no aparecía en la lista de usuarios que tenía por atender el galeno en mención. Impotente, Aristizábal le replicó que Salud Vida le había informado telefónicamente sobre dicha atención.

“Para acabar de completar, me dijo que no existía contrato con ellos. No puede ser posible que las EPS jueguen así con uno y nadie haga nada. Gasta uno tiempo y el dinero del traslado. Me siento realmente enfermo, no es un trato justo”, señaló Aristizábal.

Jesús no es desconocido para Salud Vida. Hace algunas semanas también recurrió a una denuncia pública para lograr una cita con un internista. En esa oportunidad manifestó que no se podía hacer el aseo diario que correspondía en su órgano sexual. Dijo que la molestia era permanente recalcando que cada vez que iba a la sede de la EPS, quedaban de llamarlo y nunca lo hacían.