La salud de los venezolanos se complica en Bucaramanga

La Secretaría de Salud de Bucaramanga pide más ayuda internacional pues no da abasto con la demanda en los servicios especializados que ellos requieren. Los hospitales han pasado de atender casos de heridas y fracturas a la atención de patologías crónicas como el cáncer y enfermedades huérfanas.

De acuerdo con los datos registrados al 19 de abril por la Organización Mundial para las Migraciones, Colombia alberga el mayor número de refugiados venezolanos con un total de 1.202.408. Este dato casi coincide con el entregado en el Boletín Estadístico de Flujos Migratorios publicado en mayo de este año por Migración Colombia, el cual asegura que 1.260.594 migrantes habitan en distintos departamentos del país. 

Además de la escasez de alimentos y el desempleo, la mala prestación de los servicios de salud se convirtió en otro motivo para que los venezolanos busquen ayuda en Colombia, así lo asegura la Federación Médica Venezolana.

En los centros médicos y hospitales de Bucaramanga (Santander) sus rostros y testimonios reflejan angustia, dolor y desespero, pues la red pública local no está dando abasto con la demanda en los servicios especializados que ellos requieren.

Los hospitales Universitario de Santander (HUS), el Local del Norte, y la ESE Instituto de Salud de Bucaramanga (Isabu) han pasado de atender casos de heridas, fracturas, anemia, desnutrición (especialmente en niños) y partos a la atención de patologías crónicas como el cáncer y enfermedades huérfanas.

También se conoce que la mayoría de los venezolanos que buscan ayuda para recibir medicamentos, y terminar o continuar los tratamientos que no les dieron en su país, como quimioterapias y radioterapias, lo hacen por medio de tutelas.

“Cada vez las atenciones son mayores, los costos aumentan y los recursos no están alcanzando, por eso necesitamos la colaboración internacional. Esta población presenta tutelas que obligan a brindarles atención, pero se necesitan más recursos, de lo contrario las ESE no pueden prestar el servicio”, agregó Yessica Fuentes, contratista de la Secretaría de Salud de Bucaramanga.