Investigadora colombiana busca erradicar el cáncer de cérvix

Para 2030 el cáncer en general se va a triplicar, alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cuanto al cáncer cervicouterino, el tercero más común entre las mujeres de América Latina y el Caribe, esta cifra puede frenarse, dramáticamente. Por eso, este año entró en la agenda mundial de enfermedades a ser eliminadas por este organismo. En Colombia seis mujeres mueren diariamente debido al cáncer de cuello uterino.

A principios de marzo, la OMS anunció la conformación de un panel de expertos que se reunirán en los próximos dos años en una misión que debata sobre las mejores estrategias para lograrlo.

Una de las tres latinoamericanas convocadas es Gloria Sánchez Sánchez, investigadora con más de 20 años estudiando la relación entre el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el cáncer. Sánchez, caleña, hizo su maestría en microbiología en la Universidad del Valle, su doctorado en la Escuela de Salud Pública de la reconocida Universidad John Hopkins en Estados Unidos y fundó el grupo Infección y Cáncer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. Tiene un largo recorrido en investigación, los trabajos científicos en los que ha participado suman más de 3.000 citaciones de otros.

El COLOMBIANO conversó en entrevista sobre este reto que se proyecta para eliminar el cáncer cervical en 100 años.

¿A quién le da el VPH?, ¿es exclusivo de las personas promiscuas?

“Tenga una o muchas parejas en algún momento se contagiará. Eso sí, el hecho de tener muchas parejas sexuales incrementará la probabilidad. Casi el 60 % de la población mundial está infectada con el VPH. Es muy general, pero es que es también común que tengamos actividad sexual. Y como es tan común la gente debería estar cómoda con esa situación, pero con información sobre los riesgos”.

Sobre la tímida relación entre sexualidad y educación, ¿cuánto aportan sus vacíos al problema?

“El problema que hay con el tema de la educación sexual en Colombia es que se maneja desde una perspectiva moralista y hay muchísimos debates acerca de lo moral que es enseñar o no sobre los riesgos de la actividad sexual, la definición de sexualidad y la sexualidad saludable. Para algunos es un problema entender que es una actividad fisiológica normal del humano y que hay que hablarlo: es importante enseñar de qué se trata lo que está sintiendo, cómo manejarlo y finalmente hablar sobre lo que se conlleva esta actividad. Hay un efecto emocional muy fuerte que puede llevar a tomar ciertas decisiones sin mirar las consecuencias. Falta muchísimo por hacer en términos de educación sexual”.

¿Y esta falla es responsable de que muchas mujeres se estén muriendo de cáncer?

“Es más complejo que eso. Definitivamente la educación juega un papel determinante en el bienestar de la sociedad: en un estilo de vida saludable, en una salud sexual reproductiva responsable, en el cuidado del adulto. Es muy complejo porque además de eso se necesita educar en lo que se sabe, hay que hacer para prevenir. Definitivamente el nivel educativo marca una gran diferencia en inequidad en todas las enfermedades que tenemos en el país. Hay que buscar cerrar la brecha entre las poblaciones de colombia y la inequidad tan impresionante; es que es uno de los países más inequitativos del mundo”.

¿La iniciativa de la OMS para eliminar el cáncer cervical sugerirá más proyectos educativos que inversión en ciencia?

“Esa es una discusión interesante. Hay que convencer a la gente de que la educación funciona. Este tema se relega porque algunos piensan que es así. Ese es uno de los problemas sobre la percepción del otro y de la pobreza. Algunos piensan que es que el otro se la ganó (el cáncer, la pobreza, la circunstancia), y nadie se pregunta sobre la particularidad de un niño que desde que nació estaba destinado simplemente porque nadie lo educó”.

Sobre la infección, ¿cuánto tarda el VPH en convertirse en cáncer?

“Existen 40 tipos de VPH que infectan todas las membranas del epitelio genital, 14 de esos son de alto riesgo porque están asociados al cáncer cervical. El 95 % de las personas las elimina de manera espontánea y adecuada, debido a una buena respuesta inmune, pero hay una proporción de personas en las que el virus se va a tornar persistente. ¿Quiénes son? Los que hacen uso del cigarrillo, tienen una mala alimentación, mujeres que usan anticonceptivos orales u hormonales por mucho tiempo (más de cinco años), personas que tienen muchos hijos, hombres o mujeres con VIH positivo.

Más o menos después de 10 años de una infección persistente va a aparecer una lesión relacionada con el cáncer. En las mujeres aparecerán las del cuello uterino, en los hombres podrían aparecer las asociadas con el cáncer anal, lo que llamamos neoplasia intrepitelial anal, y si no se tratan esas lesiones que pueden desarrollarse por casi 10 o 15 años, 30 años más tarde va a haber un cáncer invasivo que los va a llevar a la muerte”.

¿Eso cómo se sabe?

“Esos son investigaciones de casi 50 años o más”.

Pero para que quienes no están involucrados en ciencia entiendan, explíquenos la metodología de la investigación en The Lancet Oncology en la que participó en 2010 y en en la que se relaciona el VPH con el cáncer cervical…

“En ese momento, 2005, hicimos una recolección de 10.000 tumores de alrededor del mundo de bloques de parafina –muestras de patología que le toman a la gente cuando le hacen un diagnóstico de cáncer que se guardan por muchos años en los laboratorios de patología del mundo, por eso es un estudio retrospectivo–. Tomamos muestras desde 1950 hasta 2000 y pudimos ver exactamente qué había pasado en la historia de esas personas con el cáncer de cuello uterino, y encontramos que eran 14 genotipos los que estaban asociados con esa enfermedad en todas partes del mundo. En Colombia también, ahí tengo una publicación mostrando eso en 700 tumores del país”.

Y lo mismo sobre la vacuna. ¿Cómo es que se ha probado eficaz para evitar la infección de algunos tipos de alto riesgo?

“Nosotros y otros científicos hemos determinado cómo se puede bloquear un virus mediante un anticuerpo. Para que el virus entre a infectar una célula tiene que tocar una proteína dentro de esa célula y nosotros sabemos que al producir un anticuerpo con la proteína del virus que tiene que tocar la de la célula, vamos a evitar que entre a la célula, y vamos a evitar la infección.

Luego de probarse segura a través de rigurosos procesos algunos hemos hecho investigaciones como uno en el que comparamos a un grupo de mujeres con otro al que no se le puso la vacuna sino que se les puso un placebo. A las que se les dio el placebo les dio la infección del virus del papiloma humano, pero además las lesiones que preceden el cáncer cervical. Por supuesto no las íbamos a dejar sin tratar sabiendo que existen los métodos de tratamiento hasta que les diera el cáncer cervical y que se murieran. Ese no era el objetivo.”

¿Y por qué parar ahí? Ese es uno de los puntos que los contradictores de la vacuna usan a su favor.

“Sí, pero ese es uno de los puntos de los detractores de la vacuna que siempre ponen de manifiesto: que nunca se probó contra cáncer cervical. O sea que los detractores querían que la comunidad científica dejara que las mujeres se murieran cuando nosotros en muchos estudios, por muchos años, ya habíamos demostrado que el virus causaba la neoplasia intrapiterial cervical grado uno, que es la infección, por decirlo de alguna manera, benigna, que se va a eliminar en el 90 %, la que da verrugas, esa, la que desaparece normalmente y en ese cerca del 5 % de mujeres en las que hay infección persistente lo que aparece es la neoplasia intrapiterial cervical grado dos y la grado tres. Esa grado 3 tiene un 70 – 80 % de convertirse en cáncer, uno que llamamos cáncer invasivo, en el que hay pérdida de la membrana vasal, rompe completamente y se va a otros órganos. Puede ser compleja de entender porque no es como todas las enfermedades infecciosas donde usted tiene fiebre y pico de explosión de la cantidad de los bichos en su cuerpo, los bloquea y al otro día aparecen los síntomas. No, esto no funciona así, es a largo plazo. Por supuesto nos demoramos para demostrar esto. Los estudios tuvieron seis o siete años de seguimiento y definitivamente mostraron que estaba eliminado”.

¿Son igual de rigurosos los que desconfían de la seguridad de la vacuna?

“Los detractores utilizan la ignorancia de las personas para poder engañarlas. No hay ningún estudio que pueda probar, hasta la fecha, ni descartar que la vacuna produce efectos colaterales adversos letales. Nadie dice que no tenga efectos adversos, pero todas las vacunas los tienen. Lo que hay que mirar es cuál es el beneficio y cuál es el riesgo. No han habido muertes asociadas a la vacuna”.

Pero sí incapacidades que no se han podido explicar…

“El riesgo de la incapacidad no se puede asociar ni descartar, porque el tamaño de la muestra del número de casos que se presentan en los eventos de programas de vacunación son tan bajitos que usted necesitaría implicar miles miles miles de millones de personas durante muchos años para poder demostrar que en realidad esa vacuna consistentemente hizo eso y probarlo científicamente, te voy a dar una ejemplo: para demostrar que el VPH era el causante del cáncer de cuello uterino involucramos unas 20.000 mujeres. ¿Cómo lo hicimos? Con estudios de casos y controles donde medíamos que el VPH estaba en el 100 % de los casos y que las mujeres sin cáncer tenían solamente una positividad del 10 % y esto lo replicamos en Estados Unidos, en Rusia, en España, en Colombia, en África, y nos daba igual. Eso es una asociación, pero después de eso consideramos que el cáncer se demora unos 10 años para aparecer e hicimos un estudio con una amplia muestra de mujeres de Costa Rica en un seguimiento de 20 años”.

¿Qué otras formas hay de prevenir más allá de la vacuna? Profamilia tiene una prueba para tipificar el VPH.

“Sí, aquí en el grupo de infección y cáncer la tenemos. Esa propaganda que ha sacado Profamilia es muy válida, el país ya sacó las guías, pero es muy importante decir que esa no va a bajar los casos de cáncer en las niñas. Es incluso mejor que la citología para la detección temprana, pero el problema es dónde lo vamos a ofrecer, porque si es en las ciudades solamente va a ser lo mismo; necesitamos pruebas rápidas, muy baratas, si no se van a seguir muriendo”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s