Sindicato de Capital Salud denuncia fallas serias en la operación de la EPS

Mediante una carta enviada por el sindicato de trabajadores de Capital Salud EPS-S (Sintracapital), a las directivas de la entidad, y la cuál conoció El Diagnóstico en primicia, se asegura que la EPS está incumpliendo con la protección de los usuarios y los trabajadores. Cabe aclarar que las directivas, incluyendo al Gerente, fueron nombrados por la administración pasada, es decir la de Enrique Peñalosa.

Capital Salud EPS-S es una EAPB del régimen subsidiado que desde finales del 2017 se convirtió en una Empresa Industrial y Comercial del Estado (EICE), siendo la Alcaldía de Bogotá el dueño mayoritario con más del 98% de las acciones, la cual tiene afiliados a más de 1.100.000 usuarios entre Bogotá y Meta, manejando más del 90% del régimen subsidiado de la capital del país, con una planta de personal de aproximadamente 250 trabajadores, pero con una planta paralela de trabajadores tercerizados a través de una temporal de más de 500 trabajadores; lo que la ubica como una de las entidades de salud más importantes de la región, con una influencia transcendental en la situación se vive actualmente relacionada con la pandemia del COVID-19.

A pesar de ello es preocupante las medidas adoptadas por las directivas y denunciada por los colaboradores y las cuales ponen en riesgo la sostenibilidad de este importante  organización y la vida de miles de afiliados. En la misiva conocida por El Diagnóstico en días pasados, se asegura que presentaron los familiares de tres pacientes sospechosos o positivos de COVID-19 a los Puntos de Atención de Usuarios (PAU) para realizar trámites administrativos, de los cuales el sindicato logró confirmar el de la familiar de un paciente que se encontraba hospitalizado en el Hospital de Engativá. El paciente se presentó el 1 de abril de 2020 al PAU 73 y, al parecer esta situación fue informada al Gerente General, Iván Mesa, para que se tomaran las medidas correspondientes acordes a los protocolos de prevención dadas por expertos, orientados a aislar y hacer pruebas a los trabajadores y usuarios que han estado expuestos, pero, según los trabajadores, lo único que se hizo fue ordenar al personal de aseo limpiar con hipoclorito los muebles de la sede y a los funcionarios a lavarse las manos;  tampoco se dio orden de aplicar las acciones pertinentes que se encuentran plasmadas en la normatividad del Sistema General de Seguridad y Salud en el Trabajo (SGSST),  ya que eso claramente es un incidente laboral, dentro de lo cual debió incluirse el informar a los trabajadores que estuvieron en riesgo, darles las instrucciones del caso, darles apoyo inclusive en lo mental para disminuir el riesgo psicológico; por el contrario la administración guardo silencio y presuntamente trato de ocultar los hechos

Según Sintracapital, esos no fueron los únicos incidentes. En el PAU Tunal y en la Sucursal Meta dos trabajadoras se clasificaron como sospechosas para COVID-19, se les aplicó el protocolo de tomar las pruebas respectivas y confinarlas a aislamiento durante 14 días, pero tampoco, en este caso, la Gerencia y los directivos de Capital Salud adoptaron las medidas de prevención ya mencionadas en relación a los demás trabajadores del PAU y los usuarios que pudieron estar en contacto con ellas, colocándolos en riesgo; por fortuna las pruebas de ambas resultaron negativas.

El sindicato considera que los representantes de la administración actuaron tardíamente ya que, siendo Capital Salud parte del gremio de la salud, era lógico que se verían afectados y tendrían una injerencia importante y directa en este tema. Desde enero del 2020 a nivel mundial se hablaba de la velocidad y forma de propagación del virus SARS-Cov2, por lo que desde ese momento se debió empezar a realizar los planes de contingencia tanto para lo relacionado con la atención y protección de los usuarios, como para la protección de los trabajadores. En esos momentos ninguno de los directivos, de acuerdo con la carta,  tuvo la visión, pues se esperaba alguna acción a partir del 11 de febrero del 2020 cuando salió la circular 005 del Ministerio de Salud donde daban direccionamiento y orientación a las EAPB para prepararse en lo que ya se veía como inminente, la llegada del coronavirus a nuestro país. Tampoco en la aplicación de las circulares 017 del 27 de febrero de 2020 del Ministerio del Trabajo, ni la 018 del 11 de marzo de 2020 del Ministerio de Salud. Dice la carta que menos se reaccionó ni se hizo nada cuando se reportó el primer caso positivo para COVID-19 el 6 de marzo del 2020. Tan solo se empezó a planear la forma de proteger a los trabajadores a partir del 10 de marzo del 2020, como fue confirmado por parte de la Secretaria General y Jurídica, pero las medidas se empezaron a cristalizar a partir del 16 de marzo del 2020 y otras mucho más adelante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s